Centro de especialidades médicas

Medicina Interna

Prevención, diagnóstico y tratamiento

Unidad especializada en el riesgo cardiovascular, patologías respiratorias y enfermedades metabólicas

JEFE DE DEPARTAMENTO

Dr. Francisco Rodríguez Díaz

Medicina Interna

Saber más
dr-rodriguez-diaz

La práctica de la Medicina Interna incluye acciones de promoción, prevención, recuperación, rehabilitación y educación para la salud. Debe atenderse a los pacientes adultos con patología no quirúrgica ni obstetro-ginecológica para lo cual se efectuará la historia clínica, con anamnesis general y específica de aspectos somáticos, psicológicos y sociofamiliares, se registrarán los datos de la exploración física y de los medios de diagnóstico propios, así como la información derivada de las pruebas complementarias realizadas por unidades externas, para prescribir a tales pacientes las actividades y medidas terapéuticas adecuadas con el fin de obtener su recuperación, de acuerdo con los conocimientos adquiridos y con la formación e información propia que se posea, tras el análisis de la situación que plantea el estado del paciente.

Junto con los médicos de atención primaria, los internistas poseen un papel fundamental en el campo de la preservación de la salud. La identificación de factores de riesgo individuales y colectivos para el padecimiento de determinadas patologías, la colaboración con las autoridades sanitarias en la elaboración de guías y programas de prevención y conservación de la salud, y por último, la supervisión de la aplicación de dichos programas y actuaciones preventivas, debieran ser actividades fundamentales de la práctica médica diaria del internista. En la práctica médica diaria, a través de un correcto y profundo conocimiento de la fisiopatología y semiología de las distintas entidades patológicas, el especialista en Medicina Interna es capaz de elaborar un adecuado diagnóstico diferencial, que permite llegar con la ayuda de las exploraciones complementarias pertinentes (cuándo éstas sean necesarias) a un correcto diagnóstico del proceso en cuestión. El fin fundamental de la práctica médica del internista es el correcto tratamiento de los enfermos que soliciten su atención. Dicho tratamiento abarca actuaciones instrumentales elementales (como por ejemplo la paracentesis evacuadora), modificaciones en el estilo de vida (como por ejemplo la instauración de regímenes dietéticos), o instauración de tratamientos farmacológicos.

El internista debe responsabilizarse en el cuidado personal y continuo de los enfermos que estén bajo su atención, actuando además como un consultor con otros especialistas y, a su vez, siendo capaz de integrar las opiniones de estos en beneficio del cuidado integral del paciente.

Solicita cita previa online

Reserva ya tu cita con el especialista que necesites. Elige el día y hora que mejor se adaptan a tus necesidades. Te confirmaremos la disponibilidad con la mayor brevedad posible.

Cita previa online